Portadas

A mediados de s. XVII se deja ver en Cádiz la existencia de una sociedad enriquecida, con afición a determinados artículos como expresión del lujo material. Para muchas familias foráneas de comerciantes que se establecen en Cádiz por estas fechas, era muy importante hacerse un hueco entre la alta burguesía y nobleza gaditanas.

Una forma de expresar el poder económico era la construcción de casas-palacio dotadas de una suntuosa portada donde ostentar los escudos de armas de la familia. Éste es el paradigmático caso de la familia De Barrios, eran comerciantes venidos de Tavira, Portugal. A ellos se de debe la Casa del Almirante y la llamada Casa de las Cadenas.

La portada de la Casa del Almirante fue adquirida en casa de los Andreoli. Se llama “del Almirante” por D. Ignacio de Barrios Leal, hijo y heredero de D. Diego de Barrios (+1690). La portada fue reformada por Andrés García Navarváez, en esta reforma se elevó la portada ya que al crear una calle lateral quedaba un poco descentrada, de hecho todavía hoy se puede contemplar esta descentralización. La portada está compuesta por dos cuerpos en altura, donde se integran mármoles color rojizo, procedente quizá de alguna cantera española y fruto de un ensanche llevado a cabo por el citado Andrés García. El primer cuerpo enmarca el vano de entrada a la casa por columnas toscanas pareadas, situadas en diferente plano. El segundo cuerpo enmarca el balcón central a partir de columnas salomónicas y sobre éste se sitúa un gran frontón curvo partido, en él se dispone el escudo con las armas de D. Ignacio, cuarteladas con las de su mujer, Doña Petronila de Jáuregui y Guzmán, de aristocrática familia sevillana.

La Casa de Cadenas era de D. Diego de Barrios de La Rosa y Soto, hijo de D. Manuel, uno de los hermanos venidos de Portugal a España. Casó con su prima Teresa de Barrios Leal, hermana de D. Ignacio. Primero se hizo la casa y posteriormente se mandó traer de Génova una portada de mármol. Esta suntuosa portada se levanta en 1693 por voluntad del dueño de la casa, por entonces D. Manuel de Barrios (hijo de D. Diego y nieto de D. Manuel), en honor a haber sido morada del Santísimo Sacramento en el día de Corpus Christi del año de 1692 porque un fuerte aguacero hizo recoger el cortejo. Por eso, su iconografía se centra en la exaltación de dicho Misterio. Su autoría se debe al genovés Giácomo Antonio Ponsonelli.

La monumental portada presenta dos cuerpos en altura. En el inferior destacan las columnas salomónicas pareadas que flanquean el vano de acceso y sobre éste, una lápida conmemorativa del suceso antes citado. El segundo cuerpo enmarca un vano por pilastras jónicas pareadas y se remata por un frontón curvo, cuyo tímpano se decora con un bajorrelieve alegórico de la Eucaristía.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s